A dos voces en Danza-Expresión Corporal

Marina Gubbay y Déborah Kalmar

Dúo significa dos, es decir,  uno y el otro que no es lo mismo que uno.

Tenemos una clara sensación que si uno significa trabajo, el dúo significa más trabajo aún ya que requiere del compromiso compartido y el respeto de ambas partes.

Este dúo en particular, el dúo Marina – Debbie que es lo mismo que decir Debbie – Marina es uno de los tesoros que la Expresión Corporal nos ha dado, o mejor dicho, que ambas fuimos construyendo a lo largo de nuestra historia. Las singulares historias de vida de cada una con la historia compartida en la Expresión Corporal, en la educación por el arte y en el encuentro con los otros.

Nos preguntamos, ¿cuándo comenzó a gestarse nuestro dúo? ¿creemos en vidas paralelas? ¿habrá sido una sincronía de la vida? Ambas perdimos a nuestro querido padre a los 7 años y eso genera una empatía desde  otro lugar, podríamos decir, desde el propio ordenamiento del cosmos del cual no entendemos mucho con la razón pero sí con la intuición.

En los primeros años, empezamos a pensar en voz alta sobre la actividad desde los orígenes mismos de la danza y como síntesis de estas reuniones semanales surgió nuestro primer artículo escrito en conjunto  “Expresión Corporal, una manera de danzar la vida “.

De ahí en más, el dúo se fue desarrollando – con todo lo que eso implica – hasta el día de hoy. Con el correr de los años los encuentros con otros docentes de la disciplina o campos afines, trabajos escritos, clases dictadas juntas, la dirección artística del grupo El Resbalón, viajes al interior del país y grupos de investigación fueron afianzando nuestro dúo. Queremos también  comentar que todo aquello que realizamos de manera personal se filtra por todos los poros en el dúo impregnándolo de nuevos aires, buscando así, los nuevos paradigmas.

Dúo y no simbiosis porque valora el trazo personal, el modo propio de orientar la tarea, dando lugar a la pincelada de libertad creativa de cada una.

Dúo que nos mantiene unidas enriqueciendo lo más preciado de nuestro propio bagaje, alimentándonos año tras año y dejándonos llevar en la dirección del viento. Vientos tenues y apacibles con otros fuertes y huracanados pero siempre con discreción y mesura para intentar no interferir con los otros llamados alumnos, compañeros de ruta o amigos personales de cada una.

Dúo para la búsqueda de imágenes que desembocan en partituras de movimiento y de creatividad.

Dúo para desafiar y afrontar los avatares de lo cotidiano y proyectarse hacia nuevos objetivos.

Dúo que cambia y renace para intentar armonizar con los otros, a veces para complementar, otras para oponer y otras para buscar algún contrapunto.

Dúo que se propone afinar el escucha propio para agudizar el escucha del grupo.

Dúo que busca pulir la incentivación o el arte de dar consignas para favorecer la respuesta personal de los otros.

Dúo que trata de despertar en el otro un proceso de búsqueda que lo ayude a entrar en contacto con su verdadera singularidad.

Dúo que desea seguir en esta búsqueda que emprendimos hace más de 20 años, abiertas a los nuevos desafíos que se presenten en el camino pero con ganas de contarles que nos sentimos felices con lo alcanzado y no lo decimos muy a menudo, nos cuesta ponerlo en palabras.

Hemos dado un paso más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Artículo publicado en “Kiné”, la revista de lo corporal/ Año 15  Nro 71  abril / mayo 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s